En septiembre de 2016 Google ya nos avisaba de que empezaría con este proceso. Su intención era ayudar a los usuarios a entender cuándo se encontraban navegando en una web no segura y, a su vez, motivar a los propietarios de esas páginas para verificar y mejorar la seguridad de estas.

El Reglamento General de Protección de Datos de la UE (GDPR) fue diseñado para unificar las leyes de privacidad de datos en Europa, para proteger y potenciar la privacidad de todos los ciudadanos de la UE y cambiar la forma en que las organizaciones de toda la región abordan la privacidad de los datos.